Todo Mujer   SUBMIT


  close
Interested in buying this domain?

Es algo bastante común, aunque no deja de ser preocupante para todos los padres. Las ocasiones de atragantamiento y ahogo es una situación de emergencia que hace que los niños puedan poner en alerta a los padres. Así que, como se trata de algo frecuente no está de más el saber cómo actuar ante casos así.

Aunque una llamada al servicio de emergencia siempre es una gran posibilidad, mientras tanto, siempre podemos intentar retirar el objeto o alimento que le está provocando ese ahogamiento a nuestro hijo. Aunque sea complicado, el primer paso a dar es calmarnos. Porque sino, no conseguiremos hacer todo lo que necesitamos para llevar a cabo una buena maniobra.

Proteger, avisar y socorrer a nuestros hijos

Hay que seguir siempre unas pautas que comienzan por proteger a los niños. Pero lo cierto es que aunque lo intentemos y siempre estemos pendientes de ellos, no lo podemos controlar todo. Cuando sucede, debemos tomarlo en brazos, avisar a los servicios de urgencia y socorrerlos mientras ellos no llegan. ¿De qué manera?, pues practicando los primeros auxilios.

Qué hacer si tu hijo se está ahogando

Cuando un niño se está ahogando, pueden darse dos situaciones. Que el objeto no impida que el niño respire, esto es que si lo vemos toser o llorar, entonces sucederá esta parte. Mientras la segunda es el momento en el que el objeto impide que el pequeño respire. Por lo que en este caso, debemos actuar rápidamente.

Cómo actuar y socorrer a un niño

Si es menor de dos años, entonces lo colocaremos sobre nuestro brazo izquierdo. Inclinaremos ligeramente su cabeza, mientras le damos unas palmadas, no demasiado fuertes. Le daremos la vuelta intentando que la cabeza quede un poco más abajo de su cuerpo. Sujetaremos la cabeza y mandíbula, con el fin de buscar el objeto. Puedes repetir las palmadas en la parte superior de la espalda durante 5 veces. Si no funciona, tendrás que comenzar con las comprensiones en el pecho. Tras ellas, podemos ir alternando las palmadas de espalda con las comprensiones de pecho.

Si el pequeño ya es mayor de dos años, entonces la maniobra a seguir será similar a la de un adulto. Pero lógicamente con más cuidado. Te podrás tras él y lo inclinas hacia delante. Cerrarás tu puño y lo colocas sobre la boca de su estómago. La otra mano libre, la sitúas encima del puño para rodear con ambas al niño. Ahora tendrás que hacer una presión hacia arriba, pero siempre leve. Cuando el niño ya comience a toser o el objeto salga, entonces sabremos que la preocupación ha llegado a su fin.

La entrada Qué hacer rápidamente si tu hijo se está ahogando aparece primero en Femenino.